Trío con el tragalefas y mi sissy maid

Vestida de Sissy he iniciado la sesión con Mi Señora Dómina Venus.

He llegado pronto por encargo de mi Dueña pues debo ejercer una vez más de prostituta en manos de quién tiene Mi Propiedad.

Soy Cenutrio, esclava personal y Sissy a horas convenidas de mi Dómina. Mi ID en Slave Registry es 23-757-986-502.

Esta tarde otro sumiso acaba de entrar en la mazmorra para tener una sesión con el Ama.

Dómina Venus sentada en su trono atiende al advenedizo que como sabe debe entregar el tributo. Yo al lado del Ama, vestidita observo el inicio con las tetitas pinzadas con un colgador con pesas.

Las presentaciones son rápidas pues Tragalefas quiere brindar con el Ama su aniversario con un poco de cava.

Mi copa vacía se coloca entre las piernas del Ama y cae el elixir divino que será mi bebida favorita en el brindis. Unos 250 ml de orín que circularan en mi sangre pues es mi droga favorita.

Tragalefas tiene interés en tragar toda mi leche mientras me corro en su boca. Mi Ama vende mi agujero y mi leche por 50 euros más.

Tragalefas en un experto. Dómina Venus saca diferentes frascos con 5 preservativos llenos de leche de diferentes esclavos que ha iso recolectando.

Tragalefas saborea cada uno de ellos descrifrando el gusto que tienen desde salado, amargo hasta dulce.

Mi Dueña me deleita con unas buenas ostias cada vez que Tragalefas acaba saboreando una de las muestras mientras la música ambiental caldea el momento.

Tragalefas acaba atado al potro mientras Mi Señora me coloca de rodillas delante del miembro de su sumiso. Lo encula y posee, mientras que entre gemidos me dedico a mi trabajo de poner bien dura la polla que se mueve dentro de mi agujero bucal al compás de las embestidas de nuestra Dómina.

Saboreo toda la polla y los testículos en una escena digna de la mejor humillación pues Mi Mistress no suelta la correa atada a mi cuello tirando para que entre el miembro de Tragalefas al fondo de mi agujero bucal hasta que provocarme arcadas. Mi trabajo de puta es excelente pues en ningún momento la polla del cliente ha notado los dientes.

Luego Dómina venus me ata a la silla de tortura para que vea como pasea al otro sumiso olisqueando el exuberante culo de nuestra Dueña hasta que, finalmente, lo acerca a mi polla de sissy y le obliga a mamarla.

Es increïble ver una humillación igual a la que he tenido yo antes. Las órdenes ahora son claras. Tragalefas empieza su trabajo y el simple hecho de ver ver la dulzura de una boca sedienta por endurecer y tragarse mi polla me lleva al cielo, mientras somos insultados como putas que somos.

Mi miembro finalmente se corre dentro de la boca de Tragalefas que se ve obligado a saborear mi leche y da como resultado una de gusto suavemente dulce. Perfecto.

Nuestra Dómina finalmente se orina sobre el cuerpo de sus dos sumisos marcando sus propiedades.

Una sesión D/s maestra

Deja un comentario